febrero 7, 2019

En los tiempos de antes y aún en la actualidad existe la mentalidad o tabú de algunos padres que piensan que el niño se orina en la cama por no levantarse, por malcriadeza o simplemente por miedo a la oscuridad y recurren a darle una pela o ponerlos de castigo para evitar que continúen con el “mal hábito”, sin detenerse a pensar que el menor podría estar sufriendo de enuresis, es decir incontinencia urinaria.

Aquí te presentamos algunos datos que le serán útiles si está pasando por esta situación:

¿Cuándo debes acudir a un especialista?

Enureis infantil:
Muchos padres consideran como descuido cuando el niño se orina en la cama por las noches y se lo adjudican al miedo a la oscuridad, un suceso puntual o un reclamo de atención por parte de los pequeños, pero según un estudio el 70% de estos casos no se han diagnosticados, solo un el 20% de los padres acudan al pediatra o a un especialista para ayudar a sus hijos.

Cómo tratar la enuresis infantil?
Los padres deben ser más cautelosos y dar dos pasos esenciales ante el problema de que sus hijos se orinen en la cama: Primer paso, es reconocer el problema de enuresis; y el segundo, tratarlo con normalidad.

Según la opinión de especialistas, deben controlar el problema, mediante prevención y la detección precoz de la enuresis, teniendo en cuenta y considerando las siguientes circunstancias:

1- Cuando este influyendo negativamente en el estado emocional y psíquico del niño, la de los padres o en la dinámica familiar.

2- Si la orina tiene mal olor.

3- Si le duele o le molesta al orinar.

4- Si orina mucho más de lo normal, sobre todo si se acompaña de mucha sed o de pérdida de peso no explicable o por algún otro motivo.

5- Si orina muchas veces, pero en pequeñas cantidades.

6- Si padece de estreñimiento.

Al ser la enuresis una patología eminentemente benigna, su diagnostico es relativamente sencillo. El especialista, por lo general, tendrá en cuenta:

– La historia clínica, en la que el pediatra preguntará si existen antecedentes familiares de neureisis o la técnica utilizada en el control de esfínteres.

– El diario miccional para una mejor evaluación del caso. Consiste en llevar un recuento del número de micciones diarias y su volumen aproximado, durante 3 ó 7 días.

– La exploración física que incluya el peso, la talla y la tension arterial, así como la palpación del abdomen, la valoración del area y anal, y de los reflejos nervios de la zona y de las piernas.