abril 6, 2016

Para nadie es secreto que tener un mal hábito no es bueno y trae consecuencias negativas para las personas. En cuanto a alimentación se refiere, el mal hábito puede ser desastroso. Te presentamos algunos malos hábitos alimenticios más comunes y sugerimos la solución para evitar daños al organismo.

Dejar de comer. Pasar hambre es la idea menos acertada para perder peso. Lo ideal es consumir tres comidas y dos meriendas diariamente. En el desayuno deben equilibrarse los alimentos y consumir aquellos que te sostengan durante todo el día. A media mañana es bueno consumir frutas o tomar jugo natural. Al mediodía se recomienda una porción media y balanceada; en la tarde debes merendar otra vez y en la noche pues cenar, evitando alimentos muy pesados.

Comer fuera de casa.
Los restaurantes son un “campo de minas de calorías”, debido a que la mayoría de los establecimientos sirven porciones grandes y con muchos condimentos. Al visitar restaurantes opte por aquellos platos con menos grasa, evite bebidas alcohólicas en gran cantidad. Una recomendación útil es pedir ensalada como aperitivo, así saciará un poco el hambre.

Comer sin hambre.
La mayoría de las personan comen sin tener hambre, este es un error que se puede solucionar muy fácilmente. Cuando te sientas ansioso y con deseos de comer, pero sin hambre consume alimentos son muchas calorías que no representen ningún daño para tu rutina alimenticia. Se recomiendan frutas, galletas, yogur, quesos.