septiembre 25, 2018

La depresión se trata con medicamentos antidepresivos. Los antidepresivos trabajan para equilibrar algunas de las sustancias químicas naturales que se encuentran en el cerebro. Estos productos químicos se llaman neurotransmisores, y afectan nuestro estado de ánimo y las respuestas emocionales que tenemos. Los antidepresivos funcionan actuando sobre los neurotransmisores como la serotonina, la norepinefrina y la dopamina.

Los tipos o clases más populares de antidepresivos se conocen como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Estos incluyen:
• Fluoxetina (Prozac)
• Citalopram (Celexa)
• La sertralina (Zoloft)
• La paroxetina (Paxil)
• El escitalopram (Lexapro)

Otros tipos de antidepresivos son los inhibidores de la recaptura de la serotonina y norepinefrina (IRSN). Los inhibidores de la recaptura de la serotonina y norepinefrina son similares a los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina e incluyen a la venlafaxina (Effexor) y duloxetina (Cymbalta). Otro antidepresivo que se utiliza comúnmente es el bupropión (Wellbutrin). El bupropion trabaja sobre el neurotransmisor llamado dopamina, es único ya que no encaja en ninguna de las familias de fármacos antidepresivos.

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y los inhibidores de la recaptura de la serotonina y norepinefrina son populares porque no causan tantos efectos secundarios como los antidepresivos iniciales (los primeros en salir al mercado). Entre los antidepresivos iniciales se encuentran los tricíclicos , los tetracíclicos y los inhibidores de la monoamino oxidasa (IMAO). Para algunas personas los tricíclicos, los inhibidores de la monoamino oxidasa (IMAO) y los tetracíclicos  pueden ser los mejores medicamentos.

Fuente: GeoSalud (National Institute of Mental Health)