septiembre 1, 2015

Además de ser una deliciosa merienda para combatir el calor del verano, la sandía presenta propiedades hidratantes, mineralizantes, laxantes y diuréticas. Esta fruta es bien recomendada para personas con problemas digestivos.

Una porción de 100 gramos de sandía consiste en sólo 32 calorías, 7 gramos de carbohidratos, 0.5gramos de fibra, 37 microgramos de beta-caroteno o pro-vitamina A. También, incluye vitaminas B1, B2, B3, B6, B9, C y E, y minerales como magnesio, fósforo y zinc.

El 90% de su parte comestible es agua, lo cual es ideal para el cuidado de los riñones y las vías urinarias.

Sus semillas contienen una gran cantidad de zinc, que ayuda a mantener en buen estado la próstata.