agosto 18, 2016

La inclusión de frutas y verduras en la dieta diaria ya no es un asunto exclusivo de aquellos que quieran perder o mantener un peso ideal. Un estudio científico realizado en Suiza demuestra que una dieta rica en frutas y verduras, con alto contenido de fibra, contribuye a prevenir el asma alérgica, gracias al efecto protector que provoca la fermentación de estas fibras por las bacterias intestinales.

El estudio, llevado a cabo en el Hospital Universitario de Vaud y publicado en la revista “Nature Medicine”, muestra la relación de causalidad entre el aumento de los casos de asma alérgica en los últimos 50 años en los países occidentales y el descenso generalizado del consumo de frutas y verduras.

Para llegar a esta conclusión, los científicos realizaron pruebas con ratones, ya que las características del sistema inmunológico estudiados no diferían sustancialmente de las de los seres humanos.

Una parte de los roedores fue sometida a una dieta con bajo contenido en fibra, mientras que el segundo grupo de roedores ingirieron mayor cantidad de fibra. Los animales que habían recibido una dieta con alto contenido en fibra desarrollaron una reacción alérgica significativamente menos fuerte.