mayo 13, 2016

Comer es un placer, pero también se puede convertir en una tortura si abusas las grasas, fritos y picantes, pues este tipo de alimentos hacen sufrir tu estomago. Sin embargo, hay otras opciones gastronómicas muy favorables para tu organismo. Conócelas y atrévete a incluirlas en tu rutina alimenticia.

La clave más exitosa para lograr mantener en condiciones óptimas el estomago es mantener una dieta balanceada que contenga de todo sin exagerar las cantidades, pero hay alimentos que resultan muy beneficiosos y por lo tanto no deben faltar en su dieta.

Frutas. Resulta conveniente consumir al menos una fruta diaria. Trate de balancearlas, si hoy comes un guineo, mañana opte por naranjas. Puedes comerlas como parte del desayuno o luego de la comida para facilitar la digestión.

Pescado. Debe convertirse en un alimento básico en su cocina. Es rico en fósforo y beneficioso para el estómago y el cerebro. A poco niños les gusta, por eso es bueno cocinarlo sin espinas y con alguna salsa bechamel, tártara o tipo coctel para suavizar su sabor.

Yogurt. Una de las principales propiedades nutritivas del yogur es su efecto digestivo, además posee tres cualidades que lo hacen útil en la dieta diaria: calcio, vitaminas y minerales. En adición a sus propiedades el yogur tiene un rico sabor, puede acompañarse con frutas y consumirse tanto en el desayuno, merienda o en la cena.

Agua. Es la bebida más saludable y beneficiosa para la salud. A diferencia de otras bebidas, el agua sólo produce beneficios: ayuda a eliminar toxinas, purifica el organismo y es un gran depurativo para el aparato digestivo.

Consejos prácticos

Consumir una fruta diaria.

No eliminar carbohidratos, ellos son la base de nuestra alimentación, pues nos aportan energía.

Comer carne o huevos de 3 a 4 veces a la semana.

Preferir aceite de oliva ante las grasas de rigen animal.

Evitar frituras, snacks, refrescos y picantes.

Beber al menos ocho vasos diarios.

No picar entre comidas.

Practicar algún deporte.

Evita el consumo de bebidas alcohólicas.

Masticar bien los alimentos.