agosto 14, 2018

Si le arden los ojos y siente arena en las pupilas podría estar padeciendo de alguna enfermedad ocular. Los ojos son sin duda alguna, uno de los órganos vitales más echados al olvido cuando se trata de cuidados, a pesar de su importancia.

En los niños, estas molestias se dan por las alergias, y en los adultos se dan además por la sequedad ocular y la blesaritis.

La sequedad ocular puede tener su origen en múltiples factores, incluyendo la exposición a una luz solar intensa, la combustión de gases, el polvo y el polen en el aire, así como el trabajo prolongado ante la pantalla de una computadora. También puede ser generada por ciertos medicamentos, como los antidepresivos.

En las féminas, el mal se presenta con gran frecuencia en las mujeres menopáusicas, ya que los cambios hormonales pueden provocar la sequedad del flujo lagrimal.

La sequedad ocular leve se puede tratar con lágrimas artificiales de venta libre que también se consiguen en las tiendas populares, pero algunos casos requieren de medicamentos específicos que se venden con prescripción, por eso se hace necesaria la evaluación médica.

La Blesaritis por su lado, se manifiesta con párpados irritados, con escamas que se pegan a la base de las pestañas, ardor y picazón en los ojos.

Quienes la padecen, sienten también al parpadear como si tuvieran arena o polvo dentro de los ojos.

La limpieza diaria de los bordes del párpado con champús para bebés que no lastiman los ojos es esencial para eliminar los aceites de la piel que causan la proliferación excesiva de bacterias.

La Blesaritis es una afección que puede llegar a ser prolongada; por eso, se necesita de la evaluación médica y, según el grado y caso particular de cada paciente, requerirá la prescripción de ciertos ungüentos medicinales.