enero 17, 2019

La paciencia es un don que no siempre se tiene y las diferentes dificultades de la vida hacen que la paciencia valga más que el oro, ya que es fundamental para superar los problemas sin morir en el intento.

Si quieres tener esta gran virtud sigue nuestros consejos:

Enfrenta los problemas: La paciencia es como los músculos del cuerpo, se desarrollan al ejercitarlo. A veces tenemos que pasar con cierta frecuencia por situaciones que prueban nuestra tolerancia, pero que son obligatorias. No evites estas situaciones, más bien prepárate para ellas pues sabes de antemano que no puedes obviarlas.

Sé positivo: Aunque en algún momento pierdas los papeles, es importante que sepas que se pierde una batalla, pero no la guerra. Afronta con actitud positiva las situaciones que amenazan tu tranquilidad y veras muy buenos resultados.

Usa tu creatividad: Por ejemplo, si tienes que hacer una larga fila o esperar mucho tiempo para ser atendido, lleva algún entretenimiento que te ayude a pasar las horas de la mejor manera. Empleando tu creatividad en la solución de conflictos tendrás la de ganar.

El ser paciente incrementará la calidad de tu vida, ya que es inevitable pasar por situaciones no deseadas, pero eres tú quien decide como afrontarlas.