octubre 2, 2018

Te vas a operar pronto, ya sea por problemas de salud o por estética, entonces necesitas conocer las medidas que debes tomar para preparar tu cuerpo para la intervención quirurgica. A continuación todo lo que debes hacer y lo que no una semana antes y el día antes de la cirugía.

Una semana antes de operarte debes informar al médico cualquier enfermedad o alergia que padezcas, así como los medicamentos que utilizas, ingerir abundantes líquidos, prepara a tu familia explicándoles el procedimiento y los cuidados y apoyo que requieres de ellos. Así mismo coordina y delega todas las actividades que no vas a poder atender mientras estés recuperandote, como asuntos de trabajo, pagos pendientes, o cualquier otra cosa que no vayas a poder hacer.

Evita tomar aspirina o cualquier medicamento anticoagulante como la vitamina E o el Ginseng, abstente de fumar dos semanas antes del procedimiento y consumir bebidas alcohólicas 72 horas antes del procedimiento. Ten pendiente que si deseas cambiarte el color del pelo, o visitar un Salón de Belleza, deberás hacerlo entre 24 y 48 horas antes del día de la cirugía, ya que está contraindicado someterse al calor y ciertas posiciones debe evitarse posterior a la cirugía dependiendo del procedimiento realizado. Pregúntale a tu cirujano cuando puedes volver al salón después de la cirugía.

El día de la operación, báñate muy bien, utilizando dos veces jabón antibacterial, y no te untes ninguna crema en el área del cuerpo donde será la cirugía. Tampoco uses lentes de contacto, maquillaje ni esmalte de uñas, ni lleves a la clínica onjetos de valor. En cuanto a tu ropa, elige algo cómodo que te puedes colocar y retirar fácilmente. Si la cirugía es ambulatoria recuerda que te vas a vestir recién operada, así que usa prendas que se puedan abotonar al frente y pantalones de elástico en la cintura, o bien una bata amplia.

Si tomas algún tratamiento médico diario consulta al médico acerca de este. Dependiendo de la cirugía, tendrás que presentarte a la clínica en ayuno completo o un ayuno ligero de seis horas. Sigue las instrucciones que el especialista indique. Trae contigo los resultados de los análisis de laboratorio, la radiografía y la evaluación cardiovascular solicitados por tu cirujano. Ten pendiente que debes presentarse en la Clínica a la hora indicada por tu médico.

¡Buena suerte!