marzo 14, 2019

Cuando se habla de violencia inmediatamente se relaciona con agresión física y daños visibles, no obstante, este no es el único tipo de violencia que existe, la violencia psicológica también se ejerce y causa tanto o mas daño que la física, la única diferencia es que las consecuencias de esta no se dejan ver.

Precisamente al hecho de que no se hace visible y es un término poco familiar para la mayoría de las personas, pocos conocen como identificar la violencia psicológica y como ponerle freno.

¿Cómo reconocer la violencia psicológica?

Una de las formas de violencia psicológica es el acoso, esa persecución con amenazas, críticas, calumnias, que tienen como fin el derrumbamiento moral del individuo al que se le ataca.

El chantaje, es muy común que el abusador mantenga a la victima amenazada de hacer algo en su contra si no hace lo que le pide.

La manipulación, a través de la culpa o diversas estrategias es muy común en quienes ejercen violencia psicológica.

El acoso afectivo, que se da cuando una persona depende emocionalmente de otra y le exige cariño constante, le abruma con peticiones y con exageradas muestras de afecto. Le quita la intimidad, la tranquilidad y el tiempo para hacer sus tareas cotidianas y le amenaza hasta con quitarse la vida si no le presta atención.

Es importante detectar y tratar la violencia psicológica pues como consecuencia la victima puede desarrollar una personalidad adictiva, psicótico o violenta. Quien es victima de violencia no vuelve a ser la misma persona a menos que se trate con un terapeuta que le ayude a superar las secuelas del maltrato.