enero 7, 2016

Entre los cambios constantes y repentinos del clima y el ambiente cargado con personas infectadas por la gripe, es común que se nos contagie una que otra vez la molestosa llamada gripe estacional.

Se trata de una infección respiratoria causada por distintos virus. Es muy contagiosa, pues el virus viaja a través del aire en las partículas de saliva o mucosidades de personas enfermas que tosen o estornudan o al tocar cosas contaminadas por el virus y pasan las manos por la nariz, boca u ojos.

Si bien no suele ser peligrosa, sus síntomas son debilitantes y puede llegar a ser mortal para quienes tengan otras enfermedades respiratorias o aquellos con un sistema inmune debilitado.

Muchas personas pueden confundir los resfriados con la gripe. La diferencia estriba en que la gripe suele tener síntomas mucho más severos que evolucionan rápidamente, como congestión y secreción nasal, fiebre entre 39 y 41 °C, dolores en el cuerpo, escalofríos, dolor de cabeza, náuseas y mareos.

Después del segundo día pueden presentarse otros síntomas como tos seca, estornudos y dolor de garganta. La gripe suele ceder a los 7 días con tratamientos caseros, pero si persisten es mejor consultar con un médico.

Medidas preventivas

Algunas medidas sencillas de higiene son suficientes para evitar el contagio. Es muy importante lavarse las manos frecuentemente, sobre todo después de salir a la calle y utilizar transporte público o ir a lugares concurridos. Los geles antisépticos para las manos son una buena elección, pues no requieren enjuague.

Por otro lado, si se encuentra enfermo, tápese la boca y nariz cuando estornude o tosa para evitar propagar el virus.

Si usa pañuelos de tela, lávelos con frecuencia, de otro modo prefiera los desechables. Si estornuda, utilice el antebrazo para cubrirse en vez de las manos para evitar contaminarlas.

Evite el contacto físico como apretones de manos, abrazos o besos con aquellas personas que tengan síntomas gripales. En casa, ventile y limpie cuidadosamente las habitaciones de su hogar.
La gripe estacional es especialmente peligrosa para los niños y adultos mayores de 50 años.